Category Archives: Tecnologías

Cómo el diskette ha logrado sobrevivir a las nuevas tecnologías

Elmundo de la tecnología puede parecer encerrado en un ciclo continuo de renovación. Sin embargo, hay una excepción: los diskettes. Más de 50 años después de que esta tecnología fuera inventada, se sigue empleando en los computadores de sistemas informáticos de desarrollo de armas nucleares de Estados Unidos.

Pero el Pentágono no es el único que mantiene su cariño por esta tecnología, basado muchas veces en la necesidad técnica de conservar este humilde disco. ¿Por qué ha sobrevivido mientras tantas otras tecnologías han quedado en el camino?

“Son demasiado útiles”, le dice a la BBC Ian Rainsford, un portavoz de la firma de los discos Verbatim, una de las varias compañías que todavía produce diskettes. En algunas industrias, los diskettes se utilizan en máquinas de líneas de producción que son parte de plantas industriales muy difíciles de cerrar, cambiar o actualizar más adelante, comenta.

“Muchos de los usos industriales son cosas como tejer o máquinas de crochet, tornos CNC y fresadoras y cortadoras de precisión”, dice Rainsford. “La conducción de las máquinas de producción sigue siendo la misma y la compañía que desarrolló el equipo original puede incluso haberse salido ya del negocio”.

“Y obviamente, si no está mal, no lo arregles”.

Volumen

Lo que sí ha cambiado es el volumen de producción de los discos. Verbatim ahora produce sólo unos “miles” de discos al mes, frente a los millones que se producían a mediados de los años 90, cuando la tecnología era omnipresente.

Sin embargo, hoy los clientes que los utilizan son fieles, ya que los diskettes son esenciales para mantener sus negocios en marcha. “La muerte del disco se ha anunciado muchas, muchas veces”, dice Rainsford. “Creo que la primera vez fue cuando Microsoft comenzó a enviar Windows en un CD y eso fue ya hace 21 años”.

Para Kevin Murrell, director del Museo Nacional de Computación de Bletchley Park, no es de extrañar que los diskettes y los equipos que los utilizan hayan sobrevivido. “Es bueno”, comenta. “Es una tecnología vieja, pero buena y adecuada, que realmente funciona y se ha demostrado”.

“Leemos regularmente disquetes desde hace 40 años y son tan buenos como uno nuevo”, asegura. “Todos pensamos que guardar datos en CDs duraría para siempre, pero esa idea se descartó hace mucho tiempo”, agregó.

Y la historia de la tecnología está llena de sistemas de almacenamiento de corta duración, como las unidades Jaz y Zip, que ya están obsoletos.

Por el contrario, dice Murrell, un diskette es un formato de almacenamiento de datos mucho más fiable. Lo mismo puede decirse de los sistemas informáticos que todavía los utilizan. Más a menudo de lo que se cree, los diskettes son utilizados por instalaciones muy sensibles e importantes como centrales eléctricas o sistemas de control de tráfico aéreo.

Estos sistemas informáticos de seguridad “críticos” se construyen con ese propósito y tomaría una gran cantidad de tiempo y esfuerzo actualizarlos. Como resultado, muchos permanecen in situ durante décadas.

Un ejemplo de esto fue la máquina TAC de Marconi que se utilizó para monitorear el reactor de la central nuclear de Wylfa en Anglesey, en el oeste de Reino Unido, durante 38 años. Utilizaba discos de 8 pulgadas y recién se dio de baja en 2004.

Detrás de las aplicaciones y sitios web de muchos servicios modernos hay sistemas de códigos que fueron diseñados e implementados hace bastante tiempo, explica Murrell. “De vez en cuando, se descubre que el software en los sistemas bancarios está escrito en Cobol y tiene 30 años, pero todavía se utiliza porque es fiable y funciona”, cuenta. “¿Usted preferiría tener un sistema que está demostrado que funciona o una máquina con Windows 10?”, pregunta.

A la caza de chatarra

James Bailey, director de Hyperscale TI, compañía que ayuda a las empresas a encontrar las piezas para los sistemas informáticos antiguos, cuenta que muchas organizaciones ejecutan servidores y softwares con más de una década de antigüedad.

“Es un poco como el funcionamiento de un auto de época; puedes encontrar todas las partes en los depósitos de chatarra”, dice. “Es sólo cuestión de buscarlos”.

Muchos fabricantes de PC dejaron de incluir unidades de diskette en las computadoras hace años. Generalmente las empresas se resisten a gastar dinero en actualizar algo que funciona. “Si actualizás, al final de toda la inversión vas a acabar en el mismo sitio”.

Pagos móviles: tecnologías del presente y del futuro

Los pagos con el móvil están de moda. El último en unirse a la fiesta de lospagos móviles en España ha sido Samsung con Samsung Pay, el sistema que presentaron el año pasado y que por fin está disponible, aunque no exento de limitaciones en su fase inicial.

Operadores, bancos y fabricantes de telefonía se han sumado a esta tendenciaque apunta a convertirse en dominante en los próximos años, relegando a las tarjetas de crédito a un segundo plano, pero ¿cómo funciona esta tecnología? Estos son los sistemas de pagos móviles que usamos en la actualidad y los que vendrán en el futuro.

NFC, el sistema dominante

El sistema NFC es el más extendido en esto de los pagos móviles. Para poder usar este sistema es necesario que el teléfono tenga integrado un chip NFC (Near-Field-Communication) y que el terminal de pago del comercio en cuestión esté preparado para comunicarse gracias al sistema conocido como Contactless(sin contacto).

Este es el hándicap al que se enfrenta el NFC. Aunque la mayoría de comercios en capitales de provincia ya han instalado TPVs con sistema Contactless (un 70% en Barcelona, Madrid y Valencia), para el resto de España la penetración era de tan sólo el 35% en agosto del año pasado. Con todo, la implantación está siendo muy rápida y se calcula que en un par de años ya no habrá problema a la hora de pagar con el móvil mediante este sistema.

El NFC es la tecnología elegida por plataformas como Apple Pay, Samsung Pay, Vodafone Wallet, BBVA Wallet o Android Pay. Pero el NFC no se usa exclusivamente para hacer pagos, también sirve para transferir archivos, cargar perfiles o identificarnos.

El NFC es una tecnología inalámbrica de corto alcance que requiere que los dos dispositivos estén muy cerca para poder iniciar la transmisión de datos. En el caso de los pagos móviles aumenta la seguridad ya que, para que los datos emitidos sean interceptados, el dispositivo tiene que estar físicamente dentro del rango de funcionamiento, que está en torno a los 20 centímetros.

LOS MÉTODOS DE PAGO MEDIANTE NFC REQUIEREN UNA AUTENTICACIÓN QUE ASEGURE LA TRANSACCIÓN.

Pero hacer un pago es un poco más complicado. Al estar transmitiendo información sensible, los métodos de pago mediante NFC requieren una autenticación que asegure la transacción.

La mayoría de teléfonos compatibles con esta tecnología ya cuentan consensores de huellas integrados, de forma que el usuario acepta el pago con su huella dactilar. La biometría es la mejor opción, pero también hay sistemas que requieren que introduzcamos un código PIN para validar la compra.

Como decíamos, la tecnología NFC es la norma en los pagos móviles, hasta Apple tuvo que dar su brazo a torcer y finalmente integrar el demandado chip NFC en los iPhone 6, aunque está restringido. Mientras el resto de equipos con NFC permiten usar esta tecnología para más cosas que los pagos con el móvil, Apple restringió el uso del chip NFC de los iPhone para que éste sólo pueda funcionar cuando estamos usando Apple Pay.

MST, la exclusiva de Samsung

Samsung fue un paso más allá con su solución de pagos y solventa el problema de la compatibilidad que presenta el NFC. La marca surcoreana se hizo con lastart-up LoopPay, que había diseñado el sistema de pagos MST (Magnetic Secure Transmission).

Samsung tiene una ventaja importante sobre sus competidores gracias al sistema MST. Mientras que otros como Apple Pay sólo funcionan en terminales de pago preparados, el sistema de Samsung Pay permite pagar en cualquier TPV con lector de banda magnética. La tecnología MST genera un campo magnético que puede ser leído por el receptor del comercio, aunque no esté preparado para el sistema Contactless.

La tecnología MST requiere que el dispositivo esté a menos de 7,5 centímetros de distancia y que se coloque cerca de la ranura por la que habitualmente pasamos la banda magnética de la tarjeta.

Hot-Knot, la alternativa low-cost

Hot-Knot es un sistema inalámbrico surgido en China como la alternativa barata al NFC. También funciona por contacto, pero en este caso no es necesaria antena ni chip para comunicarse, sino que usa una tecnología que se integra directamente en la pantalla táctil.

La principal desventaja con respecto al NFC es su velocidad de transferencia, tan sólo 7 Kbps frente a los 424 Kbps que puede alcanzar el NFC. Sin embargo, a pesar de sus limitaciones, Hot-Knot puede ejecutar las mismas acciones que su contrincante.

Con Hot-Knot se puede transmitir archivos (imágenes, vídeos, contactos…), cargar configuraciones de un equipo a otro y, por supuesto, hacer pagos con el móvil.

Los pagos móviles del futuro

Pagar con el móvil ya es una realidad, pero es un área que todavía está en fase de desarrollo y deja espacio para dar una vuelta de tuerca.

Paga con un selfie

Los pagos móviles fueron un tema recurrente en la pasada edición del Mobile World Congress, donde Mastercard aprovechó para presentar su nueva idea: la autenticación mediante imágenes.

Selfie Pay es un proyecto piloto que se pondrá en marcha este verano, pero su base es que permitirá pagar con una foto hecha en el momento de la compra, es decir, con un selfie.

No es la primera vez que se usa el rostro como método de autenticación. Android ya lo hizo con el desbloqueo por reconocimiento facial, pero el sistema demostró no ser la mejor opción ya que lo podíamos engañar enseñándole una foto de la persona en cuestión. Esperamos que los pagos con selfies sean más seguros.

Hands-free de Google

Google quiere que los pagos móviles requieran el mínimo esfuerzo. Si ahora hay que sacar el móvil del bolsillo y acercarlo al TPV, con Hands-free de Google sólo habrá que decir las palabras mágicas: “pagaré con Google”.

El sistema ya está en fase de pruebas en San Francisco y se espera que se extienda por más regiones próximamente.