Tag Archives: Ordenadores

Japón prepara un súper ordenador para investigar la fusión nuclear

Las grandes empresas tecnológicas cuentan con súper ordenadores capaces de realizar una cantidad ingente de cálculos por segundo. Estos ordenadores se utilizan, entre otras cosas, para controlar servidores, realizar tareas de realidad virtual, computación en la nube y otra serie de servicios que nos facilitan la vida.

Como en todo cuando hablamos de tecnología, hay ”carreras” para ver quién se posiciona mejor en los diferentes segmentos. A ”pequeño” nivel tenemos a AMD, IBM, Nvidia e Intel compitiendo por conseguir los chips más pequeños. En la inteligencia artificial, China y Estados Unidos están ahí ahí y, en el terreno de los súper ordenadores… bueno, también están China y Estados Unidos a la cabeza.

EE.UU. tenía planes de crear el mejor súper ordenador en 2015, pero desde entonces China ha tomado la delantera y, como os contamos hace unos meses, es el país líder en lo que a súper computación se refiere con 202 de los 500 ordenadores más potentes del mundo. Japón quiere unirse a la pelea de los súper ordenadores, pero el suyo no apuesta por ser el más potente del mundo.

El nuevo súper ordenador japonés se llama Cray XC50 y, aunque no será el súper ordenador más potente del mundo, sí será el primero dedicado exclusivamente a tareas de investigación de fusión nuclear. ¿Por qué decimos que no será el súper ordenador más potente? Los números hablan por sí solos y, mientras que el más potente (el Sunway TaihuLinght chino) tiene 93 PFLOPS, el Cray XC50 cuenta con ”solo” 4PFLOPS.

Japón está pensando jubilar a Helios para esta tarea. Helios fue el decimoquinto súper ordenador más potente del mundo en 2012 (con 1,2 PFLOPS) y también estaba enfocado a la investigación de fusión nuclear. Ahora, Cray XC50 otorgará 3,8 PFLOPS más de potencia para investigar este área y conseguir una fuente de energía que ”alimente” a la humanidad durante los próximos miles de años.

Gracias a Cray XC50, se espera poder realizar las primeras pruebas con ITER (el reactor de plasma que creará esta energía sostenible) en 2025 de cara a una plena producción en 2035. El súper ordenador japonés empezará a funcionar en el Instituto Nacional de Ciencia Cuántica, Radiología y Tecnología y será operado por solo unos 1.000 ingenieros europeos y japoneses.

Como veis, va para largo. Eso sí, no es lo único que están preparando en Japón, ya que quieren construir el súper ordenador más potente del mundo, uno que cuente con 130 PFLOPS y sea capaz de realizar 130 billones de operaciones por segundo.
HP LA04  728460-001  HSTNN-Y5BV Batería compatible para HP Pavilion 14 15 Notebook
Microsoft 1577-9700  MS011301-PLP22T02 Batería compatible para MICROSOFT SURFACE PRO3 3
Adaptador ACER Aspire One 722 AO722 EX2519-C62F Z1401-C2XW
Acer AC14B18 Batería compatible para Acer Extensa 2508 2519 TravelMate B115-M B115-MP
ASUS A31N1519 Batería compatible para ASUS X540S X540L X540LA-SI302 X540SA X540S
Adaptador Toshiba PA3468E-1AC3

Cómo instalar una computadora

Con este artículo aprenderás a instalar una computadora. Asegúrate de tener todo lo que necesites para utilizar la computadora.

1- Prepara la placa base

  • La placa base es el centro de nuestro ordenador, y por lo tanto tiene sentido empezar por ahí.
  • Importante – Saca la placa de su caja, y colócala sobre una superficie mullida. Puede servir un poco de corcho o la protección que viene en las cajas de algunos componentes; también puede servir un cartón de una caja, lo que sea excepto que la placa esté tocando la mesa. La idea es que vas a hacer algo de fuerza sobre la placa, y no quieres doblar los pines de la parte trasera o partir algo.
  • Lo primero es colocar el soporte del disipador (si lo tiene) en la parte trasera de la placa, porque no vamos a volver a darle la vuelta. Consulta el manual, pero normalmente esto implica encajar el soporte en los agujeros de la placa dependiendo del tipo de socket que use nuestro procesador. No hagas fuerza, porque el disipador va a apretarse luego.

2- Instala el procesador

  • ¿En tu placa base hay un plástico negro encima del hueco del procesador? No lo quites aún.
  • En vez de eso, usa la palanquita que está al lado para abrir el socket y dejar al descubierto las conexiones. No dejes esto abierto mucho tiempo, porque una mota de polvo o incluso un poco de humedad puede afectar a las conexiones. Si ves que tardas demasiado en el siguiente paso, cierra y vuelve a empezar.
  • Saca el procesador de su embalaje. Deberías cogerlo sin tocar la parte superior ni la inferior, sino por los lados.
  • Importante – El procesador sólo cabe de una manera, así que no lo coloques sin fijarte antes en unos detalles.
  • Fíjate en la forma del procesador. Verás que en una esquina tiene un indicativo, una especie de flecha. Es muy posible que en el zócalo de la placa base haya una flecha similar, en cuyo caso sólo tienes que colocar el procesador de tal forma que una esté encima de la otra.
  • Si no hay flecha en el hueco de la placa base, fíjate que el resto de las esquinas también son diferentes. En el caso del socket 1151, por ejemplo, verás que las esquinas superiores del procesador tienen una forma que encaja perfectamente con el zócalo de la placa base.
  • Cuando tengas claro cómo colocar el procesador, simplemente déjalo caer con suavidad sobre el hueco. No hace falta presionar, ni moverlo, porque a continuación se colocará solo. Asegúrate, eso si, de que el procesador está en el hueco como debería.
  • Importante – A continuación, coge la palanquita que usaste antes para abrir el zócalo, y cierra completamente el mecanismo metiendo la palanca bajo el enganche. Tendrás que hacer un poco de fuerza, no temas.
  • Ten en cuenta también que la plaquita que cubre el procesador puede que tenga que engancharse con algo. Por ejemplo, en mi caso he tenido que asegurarme de que la parte inferior de la placa de metal se mete de bajo del tornillo justo al lado.
  • Al hacer todo esto, el plástico negro que recubre la plaquita del procesador saltará, y por fin podemos quitarlo de en medio.

3- Coloca el disipador de la CPU

  • Este paso puede venir antes o después de colocar la placa en la caja. Si estás usando el disipador que viene con el procesador, puedes instalarlo ahora sin problemas, pero si es de refrigeración líquida como es mi caso, probablemente quieras esperar un poco para no tener que mover todo el aparato junto con la placa base.
  • La instalación del disipador depende en buena medida del diseño de cada fabricante. Hay algunos que nos piden simplemente introducir unos soportes en los agujeros de la placa base, hay otros que nos piden instalar una placa en la cara trasera de la placa, algunos necesitan tornillos, otros no…
  • Asegúrate de instalar los ventiladores antes de colocar el disipador, ya sea de aire o líquido, porque si no luego te será más difícil.
  • Importante – Lo que es común a todos es que en la base tienen una protección de plástico, que cuando la quitas revela la zona en la que el procesador tocará con el disipador. Esa zona suele estar recubierta de pasta térmica, y es sumamente importante que no la toques.
  • Para la mayoría de usuarios, esta pasta térmica preaplicada es suficiente para refrigerar el procesador, pero si has comprado pasta de mejor calidad, tendrás primero que quitar la que viene en el disipador.
  • Una vez que tengas todo planteado, pon el disipador encima del procesador (recuerda quitar el plástico protector de la pasta térmica); ponlo de tal manera que encaje con los tornillos o los huecos de la placa base en los que tendrás que instalarlo. Notarás una sensación blanda al presionar el procesador con el disipador, es normal, es la pasta térmica extendiéndose por la superficie del procesador.
  • Aprieta los tornillos o el mecanismo que tenga el disipador; el objetivo es que puedas poner la placa base de pie y que el disipador no se mueva, por lo que debería estar bien apretado. La mayoría de las veces es cuestión de maña y no de fuerza, así que no aprietes como loco.
  • Importante – Asegúrate de conectar el cable del ventilador a la placa base, suele ser un conector de tres o cuatro pines con el nombre CPU_FAN. Si tienes refrigeración líquida, tendrás que conectar como mínimo dos cables, el de la bomba de agua y el del ventilador o ventiladores, para lo que puedes usar el conector CPU_OPT. Si no realizas este paso, puedes “freir” la CPU cuando enciendas el ordenador.

4- Coloca la memoria RAM

  • Vamos a aprovechar y a colocar ya la memoria RAM, antes de meter la placa en la caja.
  • Busca los zócalos alargados de la memoria RAM en la placa base. Es posible que tengas dos, cuatro, o seis huecos para colocar memoria RAM.
  • Abre los mecanismos de los extremos de los zócalos que vayas a usar para que la memoria quepa. En algunas placas como la Asus que estoy usando, sólo hay que abrir un extremo y no los dos.
  • Si sólo tienes un módulo de memoria, da un poco igual dónde lo coloques, pero si tienes dos módulos de memoria tendrás que colocarlos en zócalos del mismo color para que vayan en dual channel. Fíjate bien en el color de los zócalos y si no, consulta el manual.
  • Importante – Coge el módulo de memoria por los bordes, no por los chips ni por la protección, si la tiene.
  • No importa el tipo de memoria RAM que tengas, sólo puede encajar de una forma. Busca indentaciones, huecos, y otras pistas sobre cómo encaja la memoria en el zócalo. Si sólo has tenido que abrir un extremo del zócalo, tendrás que insertar la memoria primero por el lado que no se abre.
  • Importante – Cuando encuentres la posición correcta, inserta el módulo con cuidado, presionando en los extremos y no en el centro. Conforme lo hagas, notarás un “click” que indica que se ha colocado correctamente.
  • Dependiendo de la placa, el propio mecanismo se cerrará automáticamente, asegurando los módulos en su lugar. Si no lo hace por si solo, comprueba primero  que todo esté correctamente alienado antes de intentar cerrarlo manualmente.

5- Coloca la placa en la caja

  • Abre el panel lateral de la caja por el que puedes acceder a su interior, y si puedes, abre también el panel del otro lado.
  • Tumba la caja y quita de en medio los cables lo mejor que puedas. Luego los arreglarás con más cuidado, pero por ahora vale con dejarlos enganchados a alguna estructura.
  • Busca en la caja de la placa base una especie de plaquita metálica con agujeros. Vas a colocar esta plaquita en el hueco rectangular de la parte trasera de la caja; haz presión hasta que escuches un “click”, pero asegúrate de que los cuatro lados están bien metidos y alineados.
  • La cara trasera de la placa no tocará directamente con la caja; en vez de eso probablemente la caja ya traerá instalados unos tornillos que sujetarán la placa a una cierta altura, y también tendrás más tornillos en una cajita o bolsa que venía con la caja.
  • La mayoría de las cajas traen entre cuatro y seis tornillos preinstalados, pero si tienes una placa base completa, de formato ATX, te interesará poner un par más en la parte derecha, porque en los próximos pasos vas a hacer presión en esa zona.
  • Importante – Una vez que tengas todos los tornillos colocados en su posición correcta, introduce la placa en la caja,empezando por encajar los puertos traseros con la plaquita que has instalado antes.
  • Es decir, que debes meter primero la parte con los puertos, presionar para que encaje con la plaquita, y bajar el resto de la placa hasta que los agujeros encajen, más o menos, con los tornillos de la caja.
  • Busca en la cajita o bolsa de la caja en busca de tornillos cortos, de cabeza pequeña y casi plana; es posible que también encuentres arandelas de cartón.
  • En este momento algo de ayuda puede venir bien, porque necesitarás presionar la placa base de tal manera que los agujeros de la placa y la caja encajen, al menos para poner un tornillo (preferiblemente uno en el centro).
  • Coloca la primera arandela de cartón y el primer tornillo, y ya puedes soltar la placa y continuar poniendo tornillos, siempre asegurándote de que todo está correctamente alineado.

6- Refrigeración general

  • Importante – Piensa en el flujo de aire que tendrá tu ordenador. Ten en cuenta que el aire frío tiende hacia abajo, y el aire caliente tiende hacia arriba, así que deberías coger aire frío de la parte inferior y soltar el caliente en la superior.
  • Los ventiladores buenos ya deberían tener flechas indicando hacia dónde giran y hacia dónde va el flujo de aire; si no lo tienen, ten en cuenta que la cara en la que se ve el mecanismo del ventilador es la parte hacia la que apunta el aire.
  • Hay pequeños detalles que pueden servir para limar unos cuantos grados. Por ejemplo, en su manual Corsair aconseja que el disipador de su refrigerador líquido coja aire de fuera y meta aire caliente en la caja; si lo piensas tiene sentido, aunque la diferencia no sea enorme. Si haces esto, recuerda poner como mínimo un ventilador en la caja apuntando al disipador que saque ese aire caliente (por ejemplo, en la parte superior).
  • Instala la placa y la bomba de agua en el procesador, y luego atornilla el disipador con los ventiladores en un hueco para ventilador que tengas disponible en la caja.
  • Importante – Recuerda enchufar los cables de los ventiladores del disipador, además de la bomba de agua.
  • Si has comprado ventiladores adicionales para la caja para crear un flujo de aire, también puedes instalarlos ahora. Para ello tendrás que desmontar un poco la caja, ya sea abriendo el frontal para dejar al descubierto la parrilla delantera o los paneles laterales. Haz fuerza, pero también ten maña a la hora de quitar estas partes.
  • Puedes ir enchufándolos ahora a los puertos de CHA_FAN (Chasis Fan) de la placa base, o bien puedes esperar y enchufarlos directamente a la fuente de alimentación por el cable molex. Conecta también los ventiladores que venían por defecto en la caja.

7- Fuente de alimentación

  • La mayoría de las cajas actuales permiten colocar la fuente de alimentación en la parte inferior, y la instalación es por lo tanto, muy sencilla.
  • Sólo tenemos que insertar la fuente en el hueco, y atornillarla a la caja desde fuera con cuatro tornillos.
  • Importante – Asegúrate de que el ventilador de la fuente no está tapado, y que está siempre apuntando a una salida de aire. Normalmente la caja tendrá un hueco en la parte inferior, en el lugar en el que estará el ventilador de la fuente, pero si no lo tiene tendrás que colocar la fuente boca arriba para que el ventilador apunte hacia el interior de la caja. No es lo ideal, pero es mejor que ahogar la fuente, que se caliente y acabes provocando daños a todo el hardware.

8- Almacenamiento

  • Todas las cajas incluyen huecos para, al menos, instalar discos duros de 3,5 pulgadas. Las más modernas también incluyen huecos de 2,5 pulgadas, ideales para SSD.
  • Cada caja cuenta con un diseño diferente, pero la idea casi siempre es la misma, encajar la unidad en el hueco correspondiente. En ocasiones, tendrás que desmontar parte de la caja o usar un adaptador para ello. Consulta el manual si el diseño de tu caja se sale de lo habitual.
  • Importante – Los discos duros deben estar bien sujetos a la caja, ya sea con tornillos a ambos lados, o bien con adaptadores incluidos con la caja. Un disco duro nunca puede quedar suelto, porque corres el riesgo de rayar los platos cuando el cabezal se mueva.
  • Si usas una unidad lectora de discos, ahora es el último momento para instalarla. La mayoría de cajas actuales no necesitan tornillos, sino que tienen un mecanismo que aprieta la unidad.

9- Cables, cables everywhere

  • Ahora llega el trabajo más laborioso: enchufar cables. Como siempre, cada cable sólo puede conectarse a un tipo de conector, así que no hay pérdida.
  • Aquí es donde las presillas o bridas se convertirán en tu mejor amigo. Lo ideal es que primero conectes todos los cables y plantees cómo van a estar en el interior de la caja, y luego los unas con una brida y los ates a una estructura de la caja.
  • Importante – Los cables no deben bloquear el flujo de aire. Visualiza cómo el aire va a entrar y salir de la caja, y coloca los cables en las zonas en las que no afecten al flujo de aire o no te importe que sea bloqueado.
  • Si tu caja se abre por detrás, es posible que puedas meter la mayoría de los cables por detrás de la estructura en la que está la placa base; busca agujeros en el interior de la caja que te permitan llevarlos por detrás.
  • Importante – Comprueba que los cables nunca choquen contra un ventilador, ya que dependiendo de su grosor puedes dañarlos. Los tubos de refrigeración líquida son especialmente peligrosos.
  • Conecta los cables de los ventiladores de la caja, ya sea directamente a la placa base en los conectores CHA_FAN, o bien con un conector molex que salga directamente de la fuente.
  • Importante – Debes conectar como mínimo dos cables de la fuente a la placa base. Uno de ellos es el de 20+4 pines (en la parte derecha), y el otro es el de 4+4 pines (cerca del procesaedor). Dependiendo de tu placa base, tendrás que poner más pines o menos, y por eso las fuentes modernas permiten añadir o quitar pines a la conexión.
  • Conecta el almacenamiento; cada unidad debe tener conectados dos cables, uno de la fuente de alimentación, y otro directamente a la placa base a través de uno de los puertos SATA disponibles.

10 – Los cables más odiosos de todos

  • Conectar cables no es divertido, pero lo peor está por llegar: conectar los cables de la caja a la placa base. Estos cables salen del frontal de la caja, y son fácilmente reconocibles por lo pequeños y numerosos que son.
  • No hay ningún truco para colocarlos, sólo puedes buscar en el manual de la placa base la colocación de estos cables, o guiarte por los nombres en la propia placa o los cables. Es casi seguro que los vas a poner mal, así que no te preocupes.
  • Importante – Los cables obligatorios son: PWR_LED + y PWLED -, para el indicador de encendido, PWR_SW, para encender el ordenador, HDD_LED, para el indicador de lectura de disco y RESET para reiniciar el ordenador.
  • No te olvides del SPEAKER, el timbre que hace un pitido y que suele venir con la caja. Se conecta junto con los cables anteriores y es de gran ayuda para resolver problemas.
  • Los cables opcionales son USB y HD AUDIO, que nos permiten usar los conectores frontales de la caja.

11 – Comprueba que todo está bien

  • Si tu placa base no tiene salida de vídeo o no tienes gráfica integrada, salta al paso 12.
  • Si tu placa base tiene gráfica integrada, lo ideal es que enciendas ya el ordenador por primera vez, para comprobar que todo está correcto. El motivo es que queremos introducir la cantidad mínima de variables por si ocurriese cualquier problema.
  • No cierres la caja ni arregles los cables, sólo queremos encender el ordenador durante unos segundos.
  • Conecta el cable de alimentación a la fuente, un monitor a cualquier salida de vídeo integrada en la placa, y al menos un teclado o un ratón. Enciende la fuente con su propio botón integrado, pero no enciendas el ordenador aún.
  • Si tu placa base tiene LEDs, comprueba si se han encendido para saber si la energía está llegando a la placa base. Si no se encienden, comprueba los dos cables que van desde la fuente a la placa base.
  • Enciende el ordenador. Con un poco de suerte, se encenderá. Si no se enciende, comprueba de nuevo que la fuente esté encendida y comprueba los pequeños cables PWR_SW y RESET que van de la caja a la placa.
  • Importante – Escucha los pitidos del speaker de la placa base. Este es el principal método que tiene la placa de comunicar un problema (aunque hay algunas placas que tienen pantallas LED). La cantidad de pitidos y su duración (largos o cortos) te dirán el tipo de error que tienes, aunque tendrás que consultar el manual o buscar en Internet para saber lo que significan.
  • Cuando el ordenador se encienda, lo primero que aparecerá es un mensaje de la BIOS de que un nuevo procesador ha sido instalado. Es un mensaje normal, sólo tienes que pulsar F2 como te indica.
  • Entra en la BIOS pulsando la tecla indicada (suele ser SUPR).
  • Entrar en la BIOS es importante porque desde aquí puedes comprobar de un vistazo si se detecta toda la memoria, o si el almacenamiento está conectado correctamente.
  • También puedes ver la temperatura del procesador, que te puede indicar si has colocado mal el disipador o los ventiladores (aunque si lo has instalado muy mal el ordenador se apagará solo cuando llegue a una temperatura crítica).
  • Si todo está correcto, apaga el ordenador e instala la gráfica si no lo has hecho aún.

12 – Instala la gráfica

  • Como ya no queda casi nada por hacer, mueve el ordenador a la zona en la que lo vas a usar. Las tarjetas gráficas cada día son más grandes y pesadas, y no nos conviene mover mucho el ordenador con la tarjeta conectada.
  • Importante – Siempre debes coger la tarjeta gráfica por los lados, nunca por los pines de la conexión PCI-Express.
  • Coloca la tarjeta gráfica sobre la conexión PCI-Express, que siempre debe ser la más cercana al procesador; la segunda conexión PCI-Express es por si tuvieses una segunda gráfica. No la metas aún en la conexión.
  • Ahora comprueba que, para que las conexiones de vídeo de la gráfica puedan salir, tienes que quitar unas pletinas en la caja. Alinea la gráfica con la conexión, y comprueba qué pletinas tienes que quitar. Es fácil equivocarse y quitar la equivocada. Si tu gráfica ocupa dos slots, tendrás que quitar dos pletinas.
  • Importante – Recuerda conectar la gráfica a la fuente de alimentación, normalmente son de seis a ocho pines, o incluso puede que sean dos de ocho pines, o ninguno en absoluto. Depende de la gráfica, pero si tiene pines, deberías conectarlos o si no la gráfica no funcionará correctamente.
  • Ahora sí, desciende la gráfica sobre la conexión PCI-Express, asegurándote de que está bien alineada y de que el hueco de la conexión y el de la gráfica encajan. Empuja y escucharás un “click”. No sueltes la gráfica aún.
  • Con la gráfica aún sostenida, atornilla la placa del extremo con la caja para que la gráfica no se mueva.
  • Si aún no lo has hecho, ve al paso 11.

13 – Últimos detalles

  • Ya estamos terminando. Ya sólo queda ultimar los detalles, como el cableado, que todo esté listo y “presentable”; hazlo lo mejor posible, es perfectamente normal que los cables no estén tan bien colocados como te gustaría, pero si no chocan con los ventiladores y no entorpecen el flujo de aire, no tienes que centrarte en mucho más.
  • Importante – Cierra la caja del ordenador, con cuidado de que los cables no toquen con los ventiladores. No pongas los tornillos aún, por si acaso tienes que volver a abrir la caja luego por cualquier imprevisto.
  • Coloca el ordenador en la zona en la que estará y conecta los cables del monitor, teclado y ratón, Ethernet (si no usas WiFi), sonido, y cualquier otro periférico.
  • Se terminó, ya tienes tu ordenador completo. Ya solo falta instalar tu sistema operativo preferido, instalar los drivers, y disfrutar de tu nuevo ordenador.

Advertencias

  • No conectes dos extensiones eléctricas ya que es una de las razones principales de incendios.
  • No abras la computadora hasta que esté desconectada de la corriente.

Cosas que necesitarás

  • Una computadora estacionaria
  • Periféricos como monitores, parlantes, teclados y ratones
  • Equipos adicionales como cámaras o iPods (opcional)

¡Mi ordenador se ha vuelto loco! ¿Qué diablos hago?

Hay momentos en los que un ordenador puede resultar desconcertante. Crees que estás máquinas están hechas para actuar de modo mecánico y racional, pero parece que en un momento determinado cobran vida propia y cometen tantos errores como si fueran seres humanos. Un buen día abres el ordenador y empiezan a suceder cosas extrañas y misteriosas. “¡Mi ordenador se ha vuelto loco! ¿Qué diablos hago?”.

Los síntomas de que tu PC hace cosas raras pueden ser muy diversos, tantos que sería imposible hacer una lista exhaustiva. Pero voy a presentarte algunos de los síntomas de locura más comunes de un ordenador, cuáles son sus causas y sus posibles tratamientos.

1. Se han abierto cientos de ventanas al mismo tiempo

La aparición de múltiples ventanas emergentes puede manifestarse de varias formas. Puede que sea un adware , que hace que aparezcan pop-up publicitarios constantemente mientras navegamos por Internet, hasta un troyano que genera ventanas de aviso de infección de virus, incluso aunque no estés navegando por Internet. También puede ser algo puntual porque estamos navegando por una página en la que hay mucha publicidad.

En caso de que nos encontremos en tal situación, es importante que hagamos un análisis de virus de nuestro PC cuanto antes. No es bueno fiarse si alguna de las ventanas nos indica que debemos descargar algún programa, incluso en el supuesto de que sea un antivirus recientemente instalado.

2. El teclado se ha vuelto loco y escribe letras que no he puesto

Tengo un amigo al que esto le pasó hace poco. Su teclado se ha vuelto loco y han cambiado las letras de sitio. De modo que, cuando escribe la “erre”, le sale una “s”. Esto puede deberse a una mala configuración del teclado o a que se está escribiendo con caracteres de otros idiomas. Cuando eso sucede, podemos hacer dos cosas:

1. Comprobar que está marcado “Es español (España Internacional)” en la pestaña de idioma.

2. Entrar en nuestro Panel de Control e ir a la carpeta “Teclado” y luego utilizar el solucionar de problemas y ver qué sucede.

Pero también existen programas espía que hacen que el ordenador escriba solo (aparentemente), para lo cual necesitaremos utilizar un programa anti-spyware que permita eliminarlo.

3. Windows se queda colgado y no llega a arrancar

Un susto muy típico: Windows no se inicia o no arranca. O se queda cargando, pero nunca llega a entrar. Puede que haya algún fallo en la configuración y nos aparezca algún mensaje de error. O tal vez sea simplemente que la última vez hemos apagado el ordenador de golpe, sin apretar en apagar equipo, y te salga una pantalla donde está comprobando su configuración.

Si no puedes entrar al ordenador, hay que intentar iniciar el equipo en modo seguro (manteniendo pulsada la tecla f8 al arrancar el ordenador), grabar todo lo que tengamos y restaurar el sistema operativo a un punto anterior. Si nada de eso arregla el problema, probablemente haya un problema de hardware.

Problemas frecuentes con el teclado y posibles soluciones

El teclado es uno de los periféricos clave para el correcto manejo de nuestro ordenador. Algunas personas incluso se han acostumbrado a utilizar los comandos del teclado antes que hacerlo todo con el ratón. Verse unas horas sin que el teclado funcione puede ser una verdadera pesadilla. Las anomalías que pueden afectar a nuestro teclado son muchas hemos querido recopilar algunos de los problemas típicos con el teclado y darte algunas soluciones.

MacBook Pro A1278 13 Keyboard JP Layout 2009 2010 2012 +Tools

Mi teclado no funciona; no se escriben las letras

Uno de los problemas más típicos puede ser directamente que las teclas del teclado no funcionen. Apretamos las teclas y directamente no se escribe nada. Con un documento de Word abierto, al pulsar las teclas, no se escribe absolutamente ninguna. Tampoco se abre el menú de inicio al pulsar sobre la tecla Windows.

En tal caso, podemos encontrarnos ante el problema de que el conector esté mal enchufado, si es un teclado externo. Para comprobar esto, nos iremos a la parte de atrás de la torre, donde están todos los puertos y conectores, y apretaremos el cable del teclado para comprobar que está bien conectado. Haremos lo mismo en el otro extremo del cable. Luego reiniciaremos el equipo y comprobaremos de nuevo si funciona el teclado.

Es posible que haya una avería en el puerto, o también que el conector esté estropeado, ante lo cual sólo nos queda probar otro teclado. En el caso de los teclados inalámbricos, tendremos que hacer el mismo proceso, pero desconectando el USB a través del que se ha conectado al ordenador.

Lo más probable es que tu PC esté infectado con un virus o un programa espía. El malware suele interceptar las pulsaciones de teclado para sustraer información sensible, como números de tarjetas de crédito o contraseñas.

En el caso de los keyloggers, estamos ante programas que graban todo lo que se teclea, interfiriendo -a veces- con el uso cotidiano del ordenador. Y si el ordenador tiene una puerta trasera abierta, puede que ahora sea un zombi controlado remotamente. Pero no desesperes, es algo que se puede arreglar en poco tiempo y sin formatear.

Para lidiar con estas amenazas, repetimos algunos de los pasos que ya recomendamos en sobre robo de contraseñas y datos personales:

  • Ejecuta un antiespías
  • ¿Tienes un antivirus? Escanea todo el equipo
  • Si no lo tienes o no te fías de él, ejecuta un escáner de seguridad o un antivirus en CD/DVD

Una tecla no funciona, parece dañada / rota / atascada…

Ya no se hacen teclados como los IBM Serie M, que eran engendros mecánicos indestructibles. Los teclados de hoy en día son de membrana, y aunque hayan mejorado mucho su calidad en los últimos años, están sujetos a roturas y atascos a menudo irreparables. Si no puedes reemplazar el teclado o llevarlo a un taller, he aquí unas soluciones:

  • Limpia el teclado con un cepillo y un espray de CO2
  • ¿Es un teclado inalámbrico? Comprueba la conexión IR/Bluetooth y cambia las baterías
  • Si eso no funciona, usa un teclado virtual mientras esperas para comprar un reemplazo
  • En caso de emergencia, reasigna la tecla dañada a otra con un “mapeador” de teclas

Las teclas especiales / multimedia no van

Las teclas multimedia son aquellas que permiten cambiar el volumen del sonido, silenciarlo o cambiar de pista. Hoy en día, sólo los teclados básicos carecen de ellas. Modelos más avanzados pueden incluir ruedas para navegar por páginas, botones para abrir programas e pantallas LCD.

Si dejan de funcionar, la causa tiene que ver casi seguro con los controladores (drivers) del teclado. Los teclados Microsoft y Logitech -las dos marcas de periféricos más famosas- tienen sus propios paquetes de controladores: IntelliType y SetPoint respectivamente. ¿El fabricante es otro? Lee nuestra guía sobre controladores para encontrarlo.

Las teclas Control y Alt no funcionan, los atajos / combinaciones no van

Los atajos de teclado (tecla especial+letra) son, como dice el nombre, métodos abreviados para pedir a Windows que haga algo. Si dejan de funcionar, puede deberse a muchos motivos, pero dos de los más frecuentes tienen que ver con Teclas especiales (StickyKeys) y atajos conflictivos.

Teclas especiales o Sticky Keys es una función de accesibilidad de Windows que se diseñó para facilitar el uso del teclado por parte de personas que tienen dificultad en presionar dos teclas al mismo tiempo. Se invocan pulsando las mayúsculas cinco veces seguidas y si se activan crean toda una serie de problemas. Para desactivar las StickyKeys.

Si no hay ninguna opción de accesibilidad activada, entonces puede que haya un conflicto de atajos, esto es, que otro programa residente en memoria haya reservado esa combinación de teclas. Para averiguarlo, tienes ActiveHotkeys, una utilidad que muestra todos los métodos abreviados activos en Windows.

El problema es que Windows no dice a qué aplicación pertenece cada atajo, así que deberás adivinarlo. Abre el administrador de tareas y ve cerrando procesos hasta que el atajo vuelva a funcionar. Una vez identificado al programa culpable, quizá puedas entrar en sus opciones y configurar un método abreviado alternativo.

Ya no salen acentos, ni eñes. Está todo cambiado de sitio

Si estás escribiendo y de repente no te funcionan los acentos, no empieces a gritar: lo más probable es que hayas pulsado sin querer los atajos de teclado Alt+Mayús o Control+Mayús. Para volver a la normalidad, vuelve a presionar el atajo correspondiente.

La combinación Alt+Mayús cambia el idioma de entrada (el que tecleas), mientras que Control+Mayús cambia la distribución del teclado. Puesto que esto solo es útil para personas que cambian frecuentemente entre idiomas distintos, si no es tu caso, te aconsejamos desactivar estos atajos.

Para ello, ve a -prepárate, que es largo- Panel de control > Configuración regional y de idioma > Teclados e idiomas > Cambiar teclados > Configuración avanzada de teclas > Cambiar secuencia de teclas. ¿Conseguiste llegar a la ventana que se ve arriba? Ahora solo te falta marcar No asignada en ambas secciones y aceptar.

Mi teclado escribe varios caracteres a la vez

Otro de los problemas comunes con los teclados es que al pulsar una tecla, se escriban varios caracteres al mismo tiempo. Esto es molesto porque no podemos escribir de forma normal. Aquí el problema puede deberse no a la configuración del teclado, sino a la configuración del idioma en el que estamos escribiendo.

Para comprobar que el alfabeto es el español de España, entraremos en nuestro “panel de control” y luego en “configuración regional y de idioma”. Comprobaremos las diferentes opciones (entraremos en la pestaña “Idiomas” y luego en “Detalles”) y nos aseguraremos de que está marcada la opción de “Español internacional (España)”. Después de arreglar lo que corresponde a la configuración del idioma comprobaremos que las teclas de nuestro teclado corresponden con nuestra lengua al escribir y no hay nada raro.

Si esto no funcionara, existen también algunos virus que afectan a la configuración del teclado y hacen que no se pueda escribir correctamente, para lo que te recomiendo que te descargues un antivirus y limpies tu computadora para asegurarte de que no es esa la raíz del problema.

¿Tienes problemas con el funcionamiento de tu teclado? Cuéntanoslo en los comentarios (si puedes) o llámanos por E-mail.

Baterías en portátiles

Las baterías de nuestros dispositivos móviles se han convertido en protagonistas de nuestra experiencia de usuario, pero hace mucho que son también componentes críticos en ordenadores portátiles. Si queréis saber cuándo debéis cargar vuestros portátiles, si debéis tenerlos enchufados todo el tiempo o qué pasa con los ciclos de recarga, atentos.

1. Hay dos grandes tipos de baterías

En nuestros portátiles solemos encontrar dos tipos de batería: de ión de litio y de polímero de litio. Ambas se caracterizan por su ya consolidada producción masiva -lo que ha permitido abaratar el precio de estos componentes- y su buen comportamiento excepto a altas temperaturas, algo de lo que hablaremos más adelante.

La diferencia fundamental entre ambas es la forma en la que la sal de litio está contenida en esas baterías: mientras que en las baterías de ión de litio ese componente está contenido en un solvente orgánico líquido, en las de polímero de litio el continente es un compuesto polimérico similar a un gel.

portatil-bateria, Baterías para 96.000 modelos diferentes de portátiles. Disponemos de baterías compatibles con todas las marcas de ordenadores portátiles como HP, Toshiba, Acer, Samsung, Asus, Dell, Apple, Clevo, Sony ¡y muchas más! Podremos, en todos los casos, encontrar para usted un modelo compatible.

2. Tenlas enchufadas cuanto quieras

Una de las primeras preguntas que suelen hacerse los usuarios de portátiles es qué pasa cuando uno trabaja con el portátil en casa o la oficina. ¿Debe dejarlo siempre conectado? ¿Debe desconectarlo en cierto momento para que la batería no se degrade? ¿Dejarlo conectado todo el tiempo puede provocar algún tipo de sobrecarga?

La respuesta es sencilla: podéis dejar vuestros portátiles enchufados todo el tiempo que queráis, porque no hay peligro de que sobrecarguéis el portátil. En cuanto la batería está totalmente cargada ese proceso se detiene, y no vuelve a iniciarse hasta que el voltaje de la batería cae por debajo de cierto nivel.

3. No dejéis el portátil completamente descargado mucho tiempo

Cuando uno utiliza el portátil sin estar enchufado acaba llegando un momento en el que aparecen los avisos de batería baja que el sistema operativo muestra y que nos recuerdan que debemos recargar el portátil.

Si no tenemos el cargador o un enchufe cerca no hay mayor problema, ya que podremos agotar la batería al máximo, dejar que el ordenador se apague por falta de batería y realizar esa recarga de la batería más tarde. Sin embargo dejar esa batería descargada durante un largo periodo de tiempo puede situar ese componente en un estado de descarga profundo(otra de las formas de indicar el estado de la carga) del que podría no recuperarse nunca más.

Las baterías de ión de litio cuentan con un circuito de protección que evitan un “abuso” de la batería. Eso hace que entre otras cosas la batería no se vuelva inutilizable si se “sobredescarga”, pero ese mecanismo no siempre funciona. Cuando las baterías se “duermen” los cargadores ofrecen una pequeña carga impulsora -pulsos de muy corta duración pero de voltaje muy alto- para activar ese circuito de protección, y si se detecta que una de las células empieza a cargarse, se inicia el proceso normal. Lamentablemente ese mecanismo no siempre funciona,

4. ¿Cómo se mide el estado de una batería?

Cómo se describe el estado y condición de una batería. Hay varios tipos de formas de presentarlo, aunque el más extendido es el estado de carga(State of Charge, SOC), que es un porcentaje de la capacidad máximo. Otra de las formas de expresarlo es la profundidad de descarga (Depth of Discharge, DOD), que también es un porcentaje sobre la carga máxima: se suele aceptar que un 80% de DOD supone haber entrado en una fase de descarga profunda, y esto es peligroso.

Otras medidas son el voltaje de la terminal -varía con el SOC y la corriente de carga y descarga-, el voltaje del circuito abierto -el que existe entre los terminales de la batería cuando no hay carga aplicada- y la resistencia interna, que varía y depende del estado de carga: a medida de que la resistencia interna aumenta, la eficiencia de la batería se reduce y la estabilidad térmica se reduce porque cada vez más energía de carga se convierte en calor. Mal asunto de nuevo.

5. No cuentes ovejas, cuenta ciclos de recarga

Todas las baterías de este tipo tienen cierta vida útil que se mide en ciclos de recarga. No hay un estándar que especifique lo que constituye un ciclo de recarga de forma detallada, pero se suele asumir que un ciclo de recarga completo se aplica cuando recargamos la batería (de nuevo, no está aceptado que haya que cargarla por completo) tras descargarse por debajo del 20%.

La forma de contar esos ciclos de carga varía según los fabricantes, pero en Apple dan un buen ejemplo de cómo lo hacen ellos: “podrías haber usado la mitad de la carga de tu portátil un día y podrías recargarlo por completo. Si hicieras lo mismo al día siguiente, eso contaría como un ciclo de carga, no como dos. De este modo, podría llevar varios días completar un ciclo de carga“.

Como explican en ese mismo documento, se recomienda sustituir la batería una vez se alcancen el máximo número de ciclos de carga. Podremos seguir usando esa batería, pero notaremos una inevitable reducción en la autonomía de esas baterías que se irá agravando con el tiempo, algo que explican muy bien en Battery University. Allí comentaban por ejemplo cómo incluso durante el primer año de uso las baterías no logran dar el 100% de su capacidad: por un lado su almacenamiento hace que pierdan capacidad, pero por otro los fabricantes dan datos a menudo optimistas porque “saben que pocos usuarios comprobarán esa capacidad y se quejarán“.

Cada portátil es un mundo porque integra baterías de distinta capacidad y con diferencias sutiles que pueden hacer que el número de ciclos de recarga soportados sea variado. En Apple ofrecen una estimación de sus equipos en la que vemos cantidades que van desde los 300 ciclos de los viejos modelos a los 1.000 de los nuevos. No muchos fabricantes lo dejan tan claro, y por ejemplo en los Dell XPS 13 se criticaba que ese número llegara solo teóricamente a los 300 ciclos, algo que supondría un sobrecoste para usuarios que quisieran seguir manteniendo a raya ese apartado.

6. El calor, el gran enemigo de las baterías

Si hay un elemento que afecta a la vida útil de las baterías, ese es el calor. No solo eso: es también un parámetro que puede condicionar el correcto funcionamiento de las baterías de las que estamos hablando, convirtiéndolas incluso en baterías “explosivas”, algo que ha causado numerosos casos de devolución de equipos de fabricantes y que también afecta a otros productos como los recientes hoverboard.

El uso de equipos en localizaciones en los que la temperatura está por encima de los 30 grados puede tener consecuencias importantes para la vida útil de nuestros equipos, y de nuevo tenemos un documento de Battery University que revela que las baterías de ión de litio “sufren de estrés cuando se las expone al calor de la misma forma que lo sufren al someterlas a un alto voltaje de carga“.

Las temperaturas inciden de forma directa en el rendimiento que obtenemos de nuestras baterías, y por eso si algún día tenéis que almacenar una batería durante un largo periodo de tiempo lo mejor que podéis hacer es 1) Dejarla cargada al 40-50% (para evitar un estado profundo de descarga prolongado) y 2) almacenarla en un sitio fresco. Incluso es adecuado tapar los terminales metálicos de la batería con cinta aislante para evitar conductividad accidental o cortocircuitos y meter la batería en una bolsa con cierre hermético para protegerla de polvo y suciedad.

7. Almacenar la batería en la nevera o el congelador no sirve de (casi) nada

Si el calor es malo para las baterías, el frío debería ser bueno, ¿verdad?Pues no. Ese mito extendido de que almacenar las baterías en un congelador o en la nevera puede mejorar su comportamiento es uno de los más populares, pero no es necesariamente cierto.

Aunque en cierto tipo de baterías -como las de NiMH o NiCD, prácticamente en desuso hoy en día- la degradación incluso a temperatura ambiente es apreciable y se puede ralentizar con temperaturas bajas, las baterías de ión de litio y de polímero de litio no son tan sensibles a ese problema -sí a temperaturas elevadas, como decíamos-, y de hecho mantener baterías en el congelador o la nevera puede dañar las baterías. La condensación puede provocar corrosión los contactos o el sellado.

Hay casos en los que no obstante este método puede servir para otro propósito: recuperar una batería “muerta”. En foros de discusión y algunos blogs los usuarios han contado como almacenar esas baterías aparentemente irrecuperables en el congelador durante 14 o 15 horas podía ser útil. El proceso es sencillo -meter la batería en una bolsa sellada en el congelador, sacarla tras ese periodo, dejarla que recupere su temperatura normal antes de meterla en el equipo y realizar varios ciclos de recarga completa- así que si estáis en ese caso quizás podáis verificar si el método funciona o no.

8. Voltajes de carga, toda una ciencia

Esa temperatura influye en la forma en la que se degradan las baterías, y lo mismo ocurre al cargarlas con un voltaje excesivo -por encima de 4,1 voltios por celda la cosa se complica, así que cuidado-, algo que hace que el número de ciclos de carga disponibles se reduzca.

cada reducción en el voltaje pico de carga de 0,1V/celda se estima que duplica la vida del ciclo. Por ejemplo, una celda de ión de litio cargada a 4,2V/celda normalmente ofrece 300-500 ciclos. Si se carga solo a 4,1V/celda la vida se puede ampliar a 600-1.000 ciclos. 4,0V/celda deberían ofrecer 1.200-2.000 ciclos y 3,9V/celda deberían ofrecer de 2.400 a 4.000 ciclos de carga“. No todo son buenas noticias, porque hay una consecuencia: cada reducción de 70mV en el voltaje de carga reduce la capacidad usable de la batería en un 10%.

9. ¿Saco la batería si estoy con el portátil enchufado a la corriente?

Esta es una de las cuestiones que no tiene respuesta sencilla, y de hecho cada fabricante parece tener su propia opinión al respecto. En Acer, por ejemplo, sí recomiendan extraer la batería si vas a utilizar el portátil conectado a la corriente.

Otros fabricantes no estaban de acuerdo, y por ejemplo Apple incidía en que no se extrajese la batería de sus MacBook cuando este componente aún se podía extraer. En HP indican que no hay problemas salvo que uses el portátil enchufado durante más de dos semanas -no explican el porqué- mientras que en Dell afirman que puedes usar el portátil sin extraer la batería tanto como quieras.

Evidentemente hay equipos en los que la opción de extraer la batería no está disponible -no al menos de forma sencilla- y como ya hemos explicado las baterías de ión de litio no tienen problemas de sobrecargas, así que aunque no extraigas la batería no va a pasar nada.

10. ¿Cargo y descargo por completo, o solo parcialmente?

Las baterías de ión de litio que encontramos en muchos de nuestros equipos no solo tienen como enemigo al calor, sino también e esos ciclos de recarga completo que acaban agotando el rendimiento de la batería, como explicábamos anteriormente. El uso habitual de estas baterías es el de cargarlas completamente para luego descargarlas hasta que el sistema operativo nos avisa de que tendremos que recargarlas. No es tan normal que las descarguemos por completo, lo que redundaría en un ciclo de carga completo agotado, pero hay métodos alternativos.

Es el que proponía por ejemplo el CEO de Cadex Electronics, Isidor Buchmann, que explicaba que lo ideal es que la gente recargase sus portátiles al 80% y luego las agotase hasta el 40% para volver a repetir el ciclo. Eso permite según sus pruebas alargar la vida de la batería de forma notable -hasta cuadruplicándola, asegura- ya que el nivel del voltaje al que cargamos las celdas de la batería con ese ciclo hacen que la batería “sufra menos estrés”.

El problema por supuesto, es seguir ese método continuamente, sobre todo cuando no hay utilidades en Windows o OS X/macOS que avisen de esos niveles. Demasiado incómodo para la mayoría de los usuarios, nos tememos.

Aquí podríamos mencionar también otro de los consejos populares que se ven en internet: ¿hay que cargar siempre por completo un dispositivo antes de su primer uso? Lo cierto es que aunque algunos fabricantes sí recomiendan esta práctica, el proceso no es estrictamente necesario, y se suele realizar para completar la calibración de la batería. Gracias a ese proceso el indicador de batería del sistema operativo se podrá comportar de forma óptima a la hora de mostrarnos la capacidad disponible en cada momento.

11. Cuidado con los cargadores y las baterías “alternativas”

Lo que sucede en el segmento de los smartphones no es menos cierto para el de los portátiles: tanto las baterías como los cargadores y adaptadores de corriente originales son componentes demasiado sensibles como para andar haciendo experimentos con alternativas de terceras partes que pueden darnos muchos problemas.

Esto es especialmente cierto en el caso de los cargadores, que a pesar de ser compatibles pueden no estar tan cuidados como los originales. Estos elementos son pequeñas obras de la ingeniería electrónica que hacen mucho más que cargar nuestro dispositivo: vigilan voltajes, sobrecalentamientos y sobrecargas, y por tanto son elementos en los que conviene invertir si por alguna razón acabamos teniendo que acudir a un cargador para reemplazar el nuestro.

Le respondemos a las preguntas frecuentes sobre baterías de ordenador portátil o le ayudamos a encontrar su batería, escríbanos a sales@portatil-bateria.es.

Consejos para cuidar la batería del portátil y que dure lo máximo posible

La batería es el componente sobre el que menos sabemos de nuestros ordenadores. Pero si hay algo que sabemos bien es que se desgasta mucho con el uso. Con el paso del tiempo, la batería de un portátil dura cada vez menos hasta que al final termina volviéndose inservible.

Afortunadamente, también conocemos algunas prácticas que pueden frenar bastante ese proceso de deterioro. Alrededor de este tema hay muchos mitos, así que no es una buena idea creerte lo primero que te digan. Estas son las mejores formas de cuidar la batería de tu portátil.

Cómo y cuándo cargar la batería

En este sentido hay consejos de todo tipo. Desde dejarla siempre cargando hasta cargarla únicamente cuando llegue al 0%. La verdad es que ninguna de las dos cosas es una buena idea. La falta de uso de la batería que acarrea dejarla siempre cargando acelera el proceso de desgaste porque los electrones necesitan moverse con libertad.

Por otra parte, imponerle continuamente ciclos completos es una idea aún peor. La mayoría de baterías tienen una vida útil de como mucho 600 ciclos completos, y descargándola y cargándola por completo probablemente haces un ciclo diario.

Lo mejor es dejar que se descargue hasta el 40% una o dos veces por semana. Si usas el portátil en casa frecuentemente, aplica esa descarga cuando corresponda y el resto del tiempo, si puedes, quita la batería y alimenta el ordenador directamente desde la corriente.

Por último, si vas a estar un largo periodo (de un mes o más), sin usar el portátil, deja la batería cargada a un 50%. Una carga demasiado alta o baja durante un largo periodo sin actividad puede suponer un problema.

Cuidar la batería: mantenimiento para evitar la degradación

Lo más importante a la hora de considerar un buen mantenimiento para tu batería es la temperatura. Cualquier cosa extrema es peligrosa, pero especialmente el calor.Temperaturas por encima de 40º se deben evitar a toda costa y, a ser posible, también aquellas por debajo de 0º. Normalmente, el ambiente de una casa no supone riesgo alguno.

De todas formas, ten en cuenta que la batería puede calentarse demasiado aunque la temperatura ambiente no sea muy alta. Obstruir el funcionamiento de los ventiladoresusando el ordenador sobre tus piernas o dejaándolo en el sofá incordia el funcionamiento de los ventiladores, y esto a su vez implica un calentamiento fatal para la batería. 

Si la batería de tu portátil se puede quitar, asegúrate también de quitarla tres o cuatro veces al año y limpiar con un algún líquido con algo de alcohol el conector magnético que une la batería al ordenador. De esta forma, te asegurarás de tener una transmisión de energía lo más eficiente posible.

Reduce el consumo

Al final, este es el consejo más importante. Aunque darle cierto uso periódicamente es importante, todo lo que exceda eso, al final, está desgastando la batería. Así que, mientras le des su pequeña descarga semanal hasta el 40%, procura reducir el consumo lo máximo posible.

Reducir el consumo te ayudará a aumentar la duración de la batería en un día concreto, pero también estarás extendiendo la vida útil de la batería a largo plazo. Las mejores formas de reducir el consumo son desactivar las conexiones que no utilizas, no subir el brillo por encima de lo necesario y activar el modo ahorro de energía que incluyen tanto Windows como Mac.

En Windows puedes activar el modo directamente desde el panel de notificaciones. En Mac, debes ir a Preferencias del sistema>Ahorra de energía y allí elegir que actividad del ordenador quieres desactivar para reducir el consumo de energía.

Si tienes un Mac, la propia Apple dispone de un apartado en su web con consejos, recomendaciones generales y buenas prácticas para cuidar las baterías de sus distintos dispositivos.

Si llevas a cabo estas prácticas, tu batería tardará mucho más en perder su capacidad, pero igualmente nada dura para siempre. Esto ayuda mucho, pero tarde o tempranolas baterías terminan desgastadas por puro uso, y eso no podemos evitarlo.

Estos son los nueve virus más peligrosos para iPhone y Mac

La creencia de que no existen programas informáticos malignos para los sistemas de Apple es un “mito”, afirman los expertos

Desde hace años circula la creencia de que no existen virus informáticos para los sistemas operativos de Apple. Hoy los expertos quieren desmitificar con cifras esta leyenda. Desde 2012 hasta ahora se ha cuadruplicado el número de estos programas malignos: se ha pasado de 500, hace cuatro años, a 2.200 en 2015, según los datos que ha recabado la empresa de seguridad informática Panda Security. Estos virus afectan tanto a la versión móvil de iOS como a los ordenadores Mac OS. “El mito de que no hay virus para Mac es historia. Sólo en 2015 hemos detectado el doble de malware para estos sistemas que el que detectamos en 2014″, explica Luis Corrons, director de Panda Labs.

“No hay nada en los equipos Apple que les haga inmunes a virus y gusanos diseñados para infectarlos”, sentenciaba el profesor de Criptología y Seguridad Informática de la UPM Jorge Dávila. De hecho, en 1981 los Apple II fueron los primeros ordenadores es sufrir un virus de impacto, el Elk cloner.  Entonces, ¿de dónde viene la fama?

Se debe a la baja cuota de mercado que tenía Apple hace unos años, que provocó que los piratas informáticos no se centrarán en crear virus para este sistema. “Las ventas de PC sobrepasaron a las de Apple rápidamente, así que los programadores de virus se centraron en esa plataforma”, detalló a este periódico David Sancho, investigador antimalware.

Pero ahora, eso ya ha cambiado. “Al ser una tecnología que utiliza cada vez más gente, los sistemas de Apple son cada vez más interesantes para los desarrolladores de malware. A cuanta más gente puedan atacar, más rentable les resulta el tiempo que invierten en crear los virus”, explica Panda Security. Entre todos los programas, se ha hecho una selección de los que se consideran más modernos y peligrosos.

WireLurker

Este virus, detectado en noviembre de 2014, se originó en China y fue considerado como la “mayor amenaza registrada para productos de Apple”. Se trataba de un malware que podía desde robar direcciones de contacto o mensajes de texto hasta tomar el control completo de los dispositivos. Se integraba en el sistema a través de lo que parecían apps normales que se podían descargar en la página oficial del Apple Store y se propagaba a otros aparatos como iPhone, iPod o iPad vía USB, al conectarlo al ordenador infectado. “Lo más curioso y peligroso de WireLurker es que no requiere de un jailbreak en iOS para poder infectarlo”, comenta Panda Security.

KeRanger

Creado y detectado en marzo de este año, el KeRanger es uno de los tipos de programas maliciosos más peligrosos: un ransomware, un secuestro de los dispositivos. Se propagaba a través de Transmission, un popular cliente de BitTorrent (para descargar archivos). Una vez está instalado en tu aparato, los creadores del “virus” toman el control, te cortan el acceso a todo tipo de datos y piden un rescate —monetario, normalmente, en bitcoins (monedas virtuales)— por ellos. Es una nueva modalidad que ya se ha usado para secuestras grandes servidores de universidades y hospitales de Estados Unidos.

Codgost

Este troyano, se descubrió en 2015, pero se actualizó de nuevo este año. Está diseñado para robar información de tu Mac. Panda Security aclara: “Como la mayoría del malware para Mac OS X suele llegar a los dispositivos por medio de descargas que no son oficiales”.

CoinThief 2014

Este troyano fue descubierto hace más de dos años y estaba diseñado para robar bitcoins de los dispositivos Mac OSX infectados. Se presentaba como una aplicación con la que enviar y recibir pago de este tipo de monedas virtuales y una vez instalada robaba las credenciales. No se conoce la media que puede robar a cada usuario, pero empresas como SecureMac explicaron que alguno de los usuarios perdió hasta 12.000 dólares.

Yontoo

Se trata de una extensión que se instala en tu navegador para inyectar publicidad maliciosa. Parece una aplicación inofensiva para descargar vídeos de forma rápida desde YouTube, pero al instalarse en tu equipo, controla los navegadores web, muestra publicidad engañosa e inyecta anuncios de forma continua a sitios comprometidos.

iWorm 2014

Este malware fue descubierto a finales de 2014 y se calcula que ha infectado al menos a 17.000 direcciones IP en todo el mundo. La forma en la que se instala en el Mac no está clara, pero sí se sabe que crea una “puerta trasera” que une el Mac a una red zombie, que les da a los atacantes acceso a tus datos (desde contraseñas de email o redes sociales hasta cuentas corrientes) y, en ocasiones, les permite controlar el ordenador de forma remota.

MacVX

Más que un virus, MacVX es un complemento para navegadores que permite ver vídeos con mayor calidad y a mayor velocidad. Sin embargo, está catalogado como Programa Potencialmente no Deseado (PUP) ya que inunda tu navegador de anuncios. Y aunque no es nuevo —se tiene constancia de sus implicaciones desde 2014— “afecta a casi todos los navegadores y la mayoría de la publicidad que ofrece es falsa o maliciosa”, aseguran desde la empresa de seguridad informática.

Janicab

Es un malware que afecta a la plataforma de vídeo online más grande del mundo, YouTube. Su principal función es robar información mediante la realización de pantallazos o grabación del audio de lo que el usuario está viendo o escuchando. Fue descubierto por una compañía de seguridad, F-Secure, porque dejaba comentarios en varios vídeos con direcciones IP cifradas de donde se encontraban los servidores de control.

Mac Defender

“Se trata de una de las estafas para usuarios de Mac más antiguas y aun así, sigue siendo una amenaza a día de hoy”, explican los expertos de Panda Security. El funcionamiento es simple: desde sitios web legítimos se redirige a los usuarios a sitios web falsos donde se les informa de que su ordenador está infectado con un virus. Al usuario se le ofrece un “antivirus” gratuito llamado “Mac Defender” para solucionar el problema que, en realidad, es un virus capaz de obtener la información de la tarjeta de crédito. Los nombres más comunes de este softwaremalicioso son “MacDefender”, “MacProtector” y “MacSecurity”.

CÓMO SABER SI TU MAC TIENE UN VIRUS

“Si ves que tu Mac, tus dispositivos móviles o weareables de Apple comienzan a funcionar de forma excesivamente lenta, o si observas un consumo elevado de la CPU, de la memoria, del disco o de la red, deberías sospechar que tu dispositivo podría haber sido infectado”, explica Corrons, director de Panda Labs.

Además de la protección de un antivirus, consejo recomendado por todos los expertos en ciberseguridad. También se recomienda no descargar nada que no provenga de webs oficiales y, sobre todo, evitar los jailbreaks, los procesos que suprimen limitaciones de Apple para poder instalar aplicaciones no permitidas.